martes, 26 de mayo de 2015

CARACTERISTICAS DEL PROYECTO DE VIDA (JUNIO)






Reconoceremos el proyecto de vida como el CONJUNTO DE ACTIVIDADES Y ACCIONES que se realizan con el propósito de alcanzar el OBJETIVO de proyectar las condiciones, circunstancias y expectativas de la vida que deseamos, mediante el establecimiento de ciertas METAS y tomando en cuenta los RECURSOS (materiales, económicos, personales,  culturales y sociales) de los que disponemos, todo esto, organizados en un TIEMPO que debe estar previamente definido. 


Para elaborar el proyecto de vida es importante reconocer algunas de sus características, las cuales se enumeran a continuación:


Es Personal
La elaboración del proyecto de vida obedece a tu situación en particular, a tus gustos, necesidades e intereses. Nadie puede generarlo por ti, quizá haya situaciones sociales o personas allegadas que influyan en aquello que deseas, sin embargo no lo determinan. Estas metas son personales y sólo tú decides hacía donde quieres ir.

Es realista y objetivo
El establecimiento de las metas y la planificación de las mismas responden a tu realidad, a tus posibilidades y a tus habilidades. Esto implica un conocimiento personal y del medio en el que te desenvuelves. Además, toma en cuenta aquello que si depende de ti y no del azar o de una situación externa. Por ejemplo, puedes planear ahorrar porque esto si puede depender de ti, pero no se puede planear sacarse la lotería ya que esto no está en tus manos.

Es Flexible
Como seres humanos vivimos etapas diferentes en la vida, como situaciones laborales, familiares o sociales, las cuales pueden cambiar cuando menos lo esperamos; un cambio de trabajo, la llegada de un(a) hijo(a), la muerte de un ser querido, un accidente, la edad, entre otras situaciones, demandan replantear el proyecto de vida, tanto en el rubro de las metas como en los medios y recursos para alcanzarlas.

Es por eso que el proyecto se considera como flexible, porque en cualquier momento de la vida puedes revisarlo y ajustarlo mediante la reflexión de la situación actual, con decisión, voluntad y disciplina hacia aquello que quieres y vas a lograr.

Recuerda que el propósito del proyecto de vida es la planificación en la búsqueda de un bienestar personal, no busca generarte angustia y estrés por la necesidad de cumplirlo. Siempre que las condiciones o las necesidades ya no lo favorezcan es necesario que tomes un tiempo para replantearlo.

El proyecto de vida debe estar basado en el conocimiento y en la información sobre nosotros mismos, nuestros intereses, actitudes y recursos, sobre nuestras posibilidades y expectativas y sobre nuestra realidad social, cultural, económica e incluso política.

Esta información la podemos obtener contestando las siguientes preguntas de manera realista, objetiva y coherente:

¿Quién soy?
¿A dónde voy?
¿Que quiero hacer?
¿Qué tipo de persona quiero ser?
¿Soy realmente la persona que quiero ser?
¿Qué le da sentido a mi vida?
¿Cómo puedo vivir una vida plena, propia y real?


miércoles, 29 de abril de 2015

PROYECTO DE VIDA



Tema de interés MAYO

El adolescente debe enfrentar un conjunto de desafíos y tareas en su proceso de convertirse en adulto, esto le exige participar en distintos ámbitos de la vida, tales como la práctica de valores, los estudios, las amistades, relaciones de familia y pareja, etc. Es importante tener en cuenta que las decisiones que tome en esta etapa repercutirán indudablemente en su porvenir.

Como padres debemos estar atentos a todos los cambios que van experimentando nuestros hijos para poder orientarlos cuando lo necesiten, e incluso cuando pareciera que nuestra ayuda no les es del agrado. Ese camino acompañado le permitirá, de mejor manera, construir su proyecto de vida.

El proyecto de vida es un una herramienta que busca orientar el crecimiento personal por medio de la identificación de aquellas metas que deseamos lograr y de las capacidades que poseemos; elaborarlo evita la dispersión y el desperdicio de tiempo y de nuestras propias habilidades.

Se dice que es un proyecto porque aquí se plasman todos aquellos planes que se desean cumplir, tomando en cuenta los diferentes ámbitos de nuestra vida y que implica un acto de consciencia, valentía, entrega, madurez y de toma de decisiones. Nunca buscará ser una receta para vivir, sino un elemento que sirva para dar sentido a nuestra existencia, este sentido entendido como rumbo (a dónde quiero llegar) y significado (qué representa para mí).

La importancia de realizar un proyecto de vida no sólo radica en la identificación de aquello que se quiere lograr, sino que a través del establecimiento de metas permite identificar o generar los recursos o medios para su cumplimiento. Cuando se tiene claro lo que se quiere y el modo de obtenerlo, es más sencillo retomar el rumbo cuando se presenten dificultades u obstáculos en la vida, o bien cuando las actividades y responsabilidades diarias nos impidan ver y trabajar por aquello que deseamos.

Involucrémonos con nuestros adolescentes, ayudémosles a construir sus escenarios posibles y a alcanzar la realización y satisfacción personal.

miércoles, 11 de marzo de 2015

TEMA DE INTERÉS (MARZO-ABRIL)



EL CUIDADO DE LA INTEGRIDAD PERSONAL ANTE LAS REDES SOCIALES

El impulso de las redes sociales pareciera que no se detiene, hoy en día nos enfrentamos al ritmo que marcan el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación al alcance de todos, por lo que debemos saber afrontar los retos que esto implica en la forma de relacionarnos y en el cuidado de nuestra integridad.

Ante esta nueva forma de comunicarnos, los especialistas señalan la importancia del rol de los padres y docentes en la orientación y educación de niños y adolescentes sobre el uso de las redes sociales y en general de la Internet. A manera de ayuda, Facebook, la enorme red social difundió una propuesta de 10 consejos para mejorar e incrementar la seguridad de los menores de edad cuando se encuentran al frente de la pantalla:

1. Seguir al pie de la letra las pautas de edad para el uso de Facebook
 No se debe permitir que los jóvenes abran una cuenta de Facebook si no tienen al menos 13 años, que es el requisito mínimo de esta red social. Además, aprovechar las capas de protección de privacidad específica según la edad.
2. No aceptar solicitudes de amistad de desconocidos
Los padres de familia deben verificar a menudo las solicitudes de amistad que sus hijos reciben.
3. Conocer qué es Facebook y qué herramientas ofrece
Los padres de familia se sienten atemorizados por el arribo de estas redes sociales, especialmente Facebook, la cual consideran muy mala a pesar de usarla. Se hace urgente que conozcan a ciencia cierta de qué se trata y qué herramientas ofrece, especialmente las de seguridad, privacidad y administración de perfiles.
4. Padres e hijos deben conocer y revisar permanentemente la configuración de privacidad
El mayor nivel de seguridad  y privacidad que nos ofrece Facebook es que tenemos la potestad de aceptar a verdaderos amigos.
5. Utilizar la sección “¿Quiénes pueden conectarse conmigo?”
Es un acceso directo a la derecha del nombre que permite controlar quiénes pueden solicitar amistad y definir filtros de los mensajes.
6. Conocer y utilizar la sección “¿Quién puede ver mis cosas?” 
En esta sección se pueden elegir los usuarios, qué tipo de publicaciones son públicas y cuáles no, administrar el contenido, acceso a la biografía personal, entre otras cosas.
7. Utilizar la sección “aplicaciones y sitios”
Esta es muy importante. Nos ayuda a controlar la información que se comparte a través de otras aplicaciones y la cantidad de información que pueden obtener otros sitios web asociados a Facebook.
8. Conocer y utilizar las “Listas de bloqueados”
De gran ayuda porque permite, por medio de la configuración de seguridad, bloquear personas para que no tengan acceso al perfil y a la información que se publica.
9. Utilizar criterios físicos en un mundo virtual
Así como en el mundo real no hablamos con desconocidos, no damos información de quiénes somos o qué hacemos y denunciamos a quienes nos molestan o agreden, pues debemos tener los mismos cuidados en el mundo virtual, especialmente en las redes sociales en donde pareciera que el término “privacidad” ha dejado de existir.
10. Informar y denunciar contenido o comportamiento abusivo
Casi todas las páginas y secciones de Facebook cuentan con botones que permiten denunciar conductas abusivas, ofensivas y/o groseras. Casi de inmediato un miembro del equipo de Facebook asume la investigación y evalúa si es procedente eliminar o no el contenido denunciado.

Como vemos, Facebook no es un nido de ladrones, anti valores y maldad. Tiene criterios, que nunca serán suficientes, pero que son importantes medidas que permiten controlar los peligros que en general cualquier medio contiene. Facebook no es una manigua indiscriminada de malandros. Los hay, eso es cierto, pero también es verdad que esta red social ofrece posibilidades y ayudas para hacer la experiencia “Facebook” algo gratificante.

Los padres de familia debemos tomar atenta nota. No lo sabemos todo, especialmente en ese universo llamado Internet en donde nuestros hijos saben, conocen y experimentan más de lo que creemos.

Recuperado en: http://blogs.eltiempo.com/padres-del-hoy/2013/10/16/las-10-recomendaciones-de-facebook-para-proteger-a-los-ninos/

miércoles, 4 de febrero de 2015

TEMA DE INTERÉS (ENERO-FEBRERO 2015)

HABILIDADES SOCIALES


Las habilidades sociales son un conjunto de conductas aprendidas de forma natural (y por tanto, pueden ser enseñadas) que se manifiestan en situaciones interpersonales, socialmente aceptadas (implica tener en cuenta normas sociales y normas legales del contexto sociocultural en el que tienen lugar, así como criterios morales), y orientadas a la obtención de reforzamientos ambientales (refuerzos sociales) o auto-refuerzos.

Estas habilidades se desarrollan progresivamente a lo largo de la infancia y la adolescencia. En este periodo se producen las estrategias que van a ser las bases de las futuras relaciones de adultos, ya sean de amistad, de pareja, laborales, etc.


CÓMO FOMENTAR O DESARROLLAR HABILIDADES SOCIALES EN NUESTROS HIJOS

 
·         Cuida la autoestima de tus hijos. Ayúdales a formar una imagen positiva de sí mismos. Tendrán la fuerza para desenvolverse socialmente y no culparse de aquellas situaciones que no son positivas para ellos. Para ello critica la acción y no a la persona; proponles metas pero que sean adecuadas; utiliza los elogios pero que sean realistas.

·         Transmite valores a los niños y niñas. Deben aprender a valorarse a sí mismos y a los demás. Enséñales a respetar, tolerar y escuchar.

·         Sirve de ejemplo para ellos. En tus relaciones con ellos y con los demás, actúa de forma coherente y transmitiendo lo que quieres que hagan ellos.

·         Habla con ellos y trabaja las creencias e ideas que tienen. Ante determinadas situaciones sociales que te ocurran a ti y/o a ellos explícales la situación, ayúdales a entender. Si por ejemplo alguien nos contesta mal, debemos explicar a los niños y niñas que esa contestación probablemente no tenga que ver con nosotros, simplemente las personas tienen sus vidas y probablemente estén enfadados por algo. No debemos por tanto tomarlo como algo personal, pero tampoco debemos dejar que nos hablen mal. Enséñales entonces con tu ejemplo a responder a estas situaciones de forma asertiva.

·         Fomenta la capacidad de escuchar y entender a los demás. Para ello escúchales tú a ellos y enséñales a escuchar a los demás. Que entiendan que podemos aprender muchas cosas si escuchamos lo que los demás nos dicen.

·         Emplea los refuerzos. Refuerza socialmente aquellas conductas adecuadas, como escuchar al otro o responder con educación, en esos casos interactuamos socialmente con los pequeños y refuerza negativamente las conductas inadecuadas, los gritos, la falta de escucha, etc. no interactúes con ellos en estos casos.

·         Procura dotar a los niños y niñas de un ambiente rico en relaciones. Es importante que los pequeños tengan diferentes experiencias sociales, para que experimenten, aprendan y pierdan el miedo a determinadas situaciones.

·         Anima a los pequeños a participar en diferentes grupos o hacer actividades con otras personas, sin que sea necesaria tu presencia. Es importante que los niños y niñas aprendan a desenvolverse solos, sin la protección de las figuras de los adultos.

·         Cuando pasen por alguna situación social de rechazo o negativa de alguna manera, debes dejar que pasen por ellas, pero explícales la situación.